Por una Bogotá más sostenible

Cristina Gamboa
Directora Ejecutiva del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS)
9 de noviembre de 2017

Bogotá es la ciudad más grande de Colombia y está creciendo rápidamente. Se espera que la población actual de la capital, que es de 8 millones de personas, se convierta en 11 millones en 2030 y 13 millones en 2050. Este crecimiento demandará la construcción de más soluciones habitacionales y se estima que se duplicará el número actual de hogares en la ciudad, y con esto se presentará un consumo mucho mayor de energía y agua en todas las edificaciones

Afortunadamente hay una solución para enfrentar este desafío. Se trata de un programa en el cual el Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS) juega un papel importante: el Programa Acelerador de Eficiencia Energética en Edificaciones (Building Efficiency Accelerator, BEA) de la Organización de Naciones Unidas (ONU). El Programa BEA, coordinado por el World Resources Institute (WRI), tiene como compromiso general duplicar la tasa de eficiencia energética en las edificaciones para 2030. Esto se logrará trabajando en alianza con una diversidad de actores para brindar soluciones en eficiencia en el uso de los recursos y construcción sostenible a partir de la experiencia global y del CCCS, a partir de lo cual se brinda asesoría técnica a la ciudad para garantizar que todas las nuevas edificaciones que se construyan estén en línea con las necesidades económicas, sociales y ambientales de nuestros tiempos.

En junio de 2016 el CCCS fue seleccionado por la Alcaldía de Bogotá y el WRI para desarrollar el Programa BEA para Bogotá. La experiencia y conocimiento técnico en construcción y urbanismo sostenible del CCCS, junto con su sólida red de miembros y alianzas con el sector público y académico en Colombia, ubican a esta organización en una posición ideal y privilegiada para apoyar a la ciudad a superar los desafíos por venir.

Producto de una metodología consultiva con actores estratégicos, en el Programa BEA para Bogotá se identificó la necesidad de implementar efectivamente políticas públicas existentes que fomentan la eficiencia energética y de uso del recurso hídrico en las edificaciones en la ciudad, pero que por una diversidad de motivos no se ha utilizado masivamente como se requiere. Así mismo, se contempla la necesidad de introducir un mecanismo de monitoreo, reporte y verificación para estar en capacidad de identificar los proyectos inmobiliarios que no están cumpliendo con los estándares requeridos de energía y agua, mientras que aquellos que van más allá de los mínimos de la regulación podrían ser recompensados con incentivos.

En agosto de 2017 en CONSTRUVERDE, el evento anual del CCCS, el Alcalde Mayor de Bogotá ratificó el Plan de Acción de este programa. Al respecto el Alcalde Enrique Peñalosa manifestó: “El objetivo de lograr una ciudad más sostenible y respetuosa con el ambiente es fundamental dados los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los compromisos asumidos en el Acuerdo de París y la visión de sostenibilidad en Bogotá. Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de los ciudadanos a la vez que contribuimos al objetivo de la ciudad de reducir su huella urbana y aumentar su resiliencia ante el cambio climático y la variabilidad climática. En nuestros esfuerzos por mejorar la eficiencia energética y del agua en las edificaciones de Bogotá, elegimos al Consejo Colombiano de Construcción Sostenible para trabajar con nosotros en el Programa BEA debido a su amplia experiencia y experticia técnica en construcción y urbanismo sostenible. Sus diez años de experiencia en esta área sin duda nos ayudará a crear una Bogotá más sostenible, más eficiente en el uso de la energía y el agua en los años por venir”.

El Programa BEA también incluye un proyecto piloto emblemático en el uso de agua y energía en edificaciones, el cual tendrá un impacto positivo en el resto de la ciudad. En esta condición participa Progresa Fenicia, un proyecto de renovación urbana de ocho hectáreas y 120.000 metros cuadrados de nuevas construcciones en el centro de Bogotá, que es promovido por la Universidad de los Andes. Se espera que Progresa Fenicia, al cumplir con las políticas públicas que se revisarán bajo el Programa BEA, reduzca en por lo menos 26% las emisiones de gases con efecto invernadero y ahorre agua para demostrar el camino a seguir a otras ciudades colombianas.

Las alianzas han sido determinantes para alcanzar la etapa actual de implementación del plan de acción del Programa BEA. Los diferentes actores estratégicos que participan en el mismo poseen una vasta experiencia: los constructores conocen las normas de diseño y construcción, las organizaciones públicas entienden las políticas y las entidades financieras tienen experiencia en incentivos. Un liderazgo fuerte también es crucial para garantizar que todas las partes interesadas se unan para cumplir sus objetivos. Por lo tanto, contar con el apoyo público del Alcalde le permite al Programa BEA tener la relevancia para continuar generando acciones efectivas y alcanzar más logros.

El CCCS está comprometido y honrado de desempeñar un papel tan importante en el Programa BEA y, sobre todo, tener la oportunidad de trabajar en estrecha colaboración con todas las organizaciones involucradas. Juntos podemos construir una Bogotá mejor y asegurarnos de que esté mejor equipada para superar los desafíos futuros.

Texto publicado originalmente en inglés en la página web del World Green Building Council, http://www.worldgbc.org/news-media/building-better-bogot%C3%A1

! Comentario

  1. Muy importante la contribución para la zona centro de la ciudad, toda vez que cada día se hace insostenible la convivencia civilizada, dado el mercado informal que ofrece indiscriminadamente Bienes y servicios sin pagar impuestos. Todo parte del ordenamiento territorial y las proyecciones que se puedan ver en materia de sostenibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *