Liderando el desarrollo sostenible de la industria de la construcción

Antecedentes Programa BEA

2017-01-05-banner-01

Antecedentes del Programa BEA

        Plan de Acción 2017        

                 Recursos                

                 Involúcrese              

Bogotá es una de las 28 ciudades seleccionadas para desarrollar el Programa de Eficiencia Energética en Edificaciones: Building Energy Efficiency Accelerator, o Programa BEA y una de las seis participantes en su versión más comprehensiva. El Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS) fue seleccionado por la Alcaldía de Bogotá y el World Resources Institute (WRI), por sus capacidades y conocimiento técnico para el desarrollo del Programa con las autoridades de la capital.

EL OBJETIVO: Implementar un plan de acción para mejorar la eficiencia energética de la ciudad, aumentar su resiliencia al cambio climático y reducir la huella urbana para el año 2030, en alineación con los compromisos suscritos en el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

 

Programa BEA Bogotá

A partir de septiembre de 2016 el Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS) ha sido seleccionado por la Alcaldía de Bogotá y el World Resources Institute (WRI) para desarrollar con las autoridades de la capital el Programa Building Energy Efficiency Accelerator (Programa BEA).

El Programa BEA es una alianza público-privada de ciudades, empresas y organizaciones que comparten el objetivo de mejorar la eficiencia energética en edificaciones con el fin de reducir la huella urbana de la construcción al 2030, lo cual es de la mayor importancia en consideración de los compromisos suscritos en el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En mayo de 2016 el CCCS ya había lanzado la Alianza “Agenda 2030 de Construcción Sostenible” y este programa suma a esa visión y esfuerzos de transformación de la industria.

El BEA es uno de los seis aceleradores de una iniciativa denominada Sustainable Energy for All (SE4ALL) de la Organización de las Naciones Unidas, la cual es financiada con recursos del Global Environment Facility (GEF). Cabe mencionar que el Programa BEA en Colombia contará entre sus bases iniciales con los avances en políticas públicas a nivel nacional en la materia, como lo establecido en la Guía para el ahorro en agua y energía en nuevas edificaciones (Res.549/15) del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio.

El CCCS brinda apoyo directo a la ciudad de Bogotá mediante el desarrollo de un plan de trabajo comprehensivo, el cual incluye un proceso consultivo y de apropiación del conocimiento por parte de todos los actores relevantes en el marco de esta alianza tripartita.

El CCCS lidera el proceso de asistencia a las autoridades de la capital en la identificación de acciones, el desarrollo de un plan de trabajo –cuyo anuncio se dará en unos seis meses- y la implementación de políticas, proyectos y métodos de seguimiento para cumplir con las expectativas de esta iniciativa.

Los logros alcanzados por Ciudad de México, que inició este programa en abril de 2015, muestran el alcance potencial que podría tener el Programa BEA en las ciudades colombianas participantes. En el primer año de su desarrollo se elaboró el primer “Código de Conservación de la Energía para Edificaciones en México” y su guía para la adaptación y adopción del Código, y la Norma Técnica Complementaria para Proyectos Arquitectónicos a la actualización del Reglamento de Construcción para la Ciudad de México.

Estos logros normativos alcanzados por Ciudad de México se dan luego de haber identificado sus necesidades puntuales bajo las diferentes opciones ofrecidas por el Programa BEA. Cabe resaltar que cada ciudad participante del programa es la encargada de definir cuáles políticas, programas, planes y/o proyectos se implementarán a nivel local según sus prioridades y necesidades internas.

Con el Programa BEA Bogotá registrará importantes beneficios, producto de la reducción en costos asociados con el consumo de energía y la creación de nuevos mercados por soluciones energéticas innovadoras. Así mismo, la ciudad avanzará hacia su objetivo de reducir su huella urbana y en particular hacia la meta de duplicar la tasa de eficiencia energética en el sector de la construcción para 2030, tal y como se propone la ONU, el WRI y el CCCS al promover esta alianza.

 

Sobre Sustainable Energy for All y el Programa BEA

maxresdefaultcrop_0La Organización de las Naciones Unidas lanzó en 2011 el programa “Sustainable Energy for All (SE4ALL)” con la meta de alcanzar tres objetivos para 2030: (i) asegurar el acceso universal a servicios de energía modernos; (ii) duplicar la tasa global de mejora en eficiencia energética; y (iii) duplicar el uso de fuentes no convencionales de energía.

En el Climate Summit de 2014, SE4ALL anunció la puesta en marcha del Global Energy Efficiency Accelerator Platform”, una asociación entre distintos sectores y gobiernos locales para llevar a cabo, entre otros, la implementación del Building Energy Efficiency Accelerator (Programa BEA), el cual es financiado con recursos del Global Environment Facility (GEF) y con la gestión del World Resources Institute (WRI).

El Programa BEA actualmente apoya un total de 23 gobiernos locales con el respaldo de un colectivo de organizaciones con amplia trayectoria. Una de esas entidades destacadas es el World Green Building Council (WorldGBC), cuya Vicepresidente de su Junta Directiva es precisamente la Directora Ejecutiva del CCCS. La Directora Ejecutiva del WorldGBC, Terri Wills, comentó sobre la importancia mundial de este proyecto: “Las ciudades y las edificaciones consumen cerca de 75% de la energía global. Dado que dos tercios de la población mundial vivirán en las ciudades para el 2050, es imperativo lograr que las edificaciones sean cada vez más eficientes y aporten a mejorar la calidad de vida y reducir la amenaza del cambio climático”.

 Además del CCCS, los Consejos de Construcción Sostenible de Sudáfrica, Emiratos Arabes y Polonia, y con el apoyo World Green Building Council, también vienen trabajando de la mano con los alcaldes de Tshwane, Dubai y Varsovia, respectivamente, para el desarrollo del Programa BEA.

¿Cómo Funciona el BEA?

  • ¿A qué se comprometen las ciudades?

Al unirse al Programa BEA todas las ciudades participantes, incluyendo Bogotá, se comprometen a duplicar la tasa de la eficiencia energética en las edificaciones para 2030. El proceso de participación se basa en el monitoreo, la documentación y el intercambio de los avances y lecciones aprendidas con diversos actores estratégicos. El proceso está diseñado para trabajar con los funcionarios de cada urbe y complementar su conocimiento con aquel de las redes de ciudades existentes.

  • ¿A qué se comprometen las empresas?

La labor de las empresas, ONGs y organizaciones internacionales asociadas al Programa BEA consiste en la facilitación de evaluaciones y/o talleres de colaboración con múltiples partes interesadas.

  • El objetivo del proceso

El objetivo de este proceso consultivo es: i) definir y priorizar las políticas y proyectos; ii) proporcionar a los gobiernos apoyo técnico, el conocimiento de las mejores herramientas, bases de datos y expertos en la materia; y iii) proporcionar fondos para apoyar el desarrollo de las políticas y la implementación de los proyectos piloto.

  • Las acciones que promueve el BEA

En pro del cumplimiento de estos compromisos y de la meta global, el Proyecto BEA ofrece a las ciudades una serie de opciones de políticas públicas basadas en las necesidades de cada ciudad y las actividades que los asociados pueden apoyar contemplan un amplio abanico de opciones, tales como las siguientes:

  1. Desarrollar, adoptar e implementar códigos & estándares de eficiencia en edificaciones.
  2. Definir objetivos de mejora en eficiencia energética a los niveles de ciudad y edificaciones.
  3. Documentar el desempeño energético y promover certificaciones para facilitar decisiones informadas de inversión inmobiliaria, mejora en el desempeño y contraste frente a metas.
  4. Generar incentivos financieros y no financieros para promover la inversión en proyectos eficientes.
  5. Liderar mediante el ejemplo con iniciativas del sector público.
  6. Involucrar a los propietarios, administradores y ocupantes en el mejoramiento constante de la eficiencia energética en edificaciones.
  7. Crear capacidades mediante el involucramiento de proveedores técnicos y de servicios financieros.
  8. Trabajar con las empresas de servicios públicos para para que promuevan el uso de los equipos más eficientes al menor costo y mejorar el acceso a los datos de consumo.